Lapicera con fuente y pajarito





Hace un tiempo hice una lapicera para mi escritorio (ver aquí) y desde entonces me quedó la curiosidad de hacer otras. En esta ocasión elegí un diseño de Lucie Heaton, no se si noten que es una variación del que bordé para mi libreta en café (a la derecha), yo lo noté de inmediato y con el trastorno obsesivo compulsivo que me hace bordar muchas cosas que van en series lo imprimí, lo bordé bien rico por pedacitos, (se los presumí en facebook) y luego me quedó ahí guardado.

Ay no, con lo que me choca terminar de bordar y dejarlo guardado. Pues un día de esos que me siento super woman, que todo lo puedo, salí de mis clases sabatinas a las 2 de la tarde, fui a comer con mi mamá y saliendo de ahí muy valiente me fui por un amiguito de mi hijo para que pasara aquí la tarde. Mandé a la fregada todos mis pendientes laborales y me dije, este es mi día, voy a hacer todo lo que pueda.



Saqué la ropa de invierno, doblé la de verano, no es mucha así que terminé rápido y dije a que puedo encontrarle fin a una de mis labores ya bordadas. Vi ésta y dije: "ahh facilita, nomás hay que desocupar una lata".

Yo bien maciza (así dicen aquí a alguien que con determinación y mucha seguridad lleva a cabo una acción) saco tres huevos  del refrigerados y los echo a la licuadora, luego voy a la alacena y saco una lata de carnation clavel (leche evaporada), una de leche condensada (que no sirve para hacer lapiceras porque es bajita y ancha) y cuando las abro para echarlas a la licuadora me doy cuenta que la de leche evaporada tiene un mes caducada. Changos!!! Ni modo dije ojos que no ven corazón que no siente y la echo. Licuo todo, pongo derretir el azúcar en la flanera para el caramelo, vacío la mezcla, pongo todo en baño maría durante treinta minutos.

En el minuto 16 me doy cuenta que olvidé ponerle vainilla a la mezcla en la licuadora ... CHANGOS!!!  con leche vencida y ahora sin vainilla ... lo puse a enfriar, a las dos horas lo desmoldé. Mientras esperaba que se enfriara ya había lavado la lata de leche evaporada, limado los bordes donde corté la lata, la había forrado con esta tela que si bien no combina mucho con el diseño era la que menos desentonaba, a mi esa tarde nada me paraba, nada!! En esta ocasión decidí dejar la aplicación bordada en sus límites rectangulares originales y no siluetear, creo que fue la decisión correcta.

Lo único que no alcancé a hacer esa tarde fueron las fotos que tuve que dejarlas para el siguiente fin de semana y para mostrar la lapicera puse mis queridos lápices de colores compañeros vespertinos de las tareas del kinder y de dibujos inventados por mi hijo y por mi. Notan que el color negro es el más chaparrito? Nos da mucho por dibujar con él y luego rellenar con otros, pero le hemos dado bastante duro. A mi de pequeña mi mamá no me dejaba usar el negro, que porque oscurecía mis dibujos, a mi me vale cuacha y lo usamos con singular alegría (cuacha: manera vulgar de llamarle al excremento, me vale cuacha: expresión vulgar que hace que mi madre enrolle los ojos hacia el cielo y se le arrugue la nariz al ver a su hija utilizar ese lenguaje) (perdón por el segundo paréntesis, cuachalote a su vez se dice de una persona desaliñada en su manera de vestir, ahh esa si me la aplican y nadie tuerce los ojos)


Bueno como siempre yo me puedo seguir en el bla bla bla, hablo mucho de mi mamá porque todos los días como en su casa y aunque a veces nos damos nuestros trences me siento muy agradecida por tenerla en mi vida y espero seguirla teniendo mucho tiempo más.

Ahhh y para quien fue la lapicera? Para Claudia, quien es la administradora del colegio donde trabajo. Cuando recién entré a trabajar ahí me sentía muy insegura y sentí que de pronto me habían preguntas muy cuestionantes, es decir, yo no estaba lista para dar explicaciones de ningún tipo sobre si estaba casada, viuda o soltera o lo que fuera y ella fue cálida en su trato, me hizo sentir relajada para hablar y fue muy prudente para escuchar y saber cuando dejar de preguntar. Además le toca tener el interfón a un ladito y le damos una lata para que nos abra la puerta, la atarantamos creo y le di gracias por eso, jamás me ha hecho una cara. Sí lo usa cuando paso por la oficina veo que lo tiene a un lado del monitor.

Hasta la próxima

*
*
*
*
*
*

Que creyeron? Que no les diría que pasó con el flan? Jajajajaja quedó muy bien pese a todo los contratiempos primero lo probé yo, dejé pasar una horas y al ver que no me intoxiqué ni me dio diarrea ni nada lo compartí con mi hijo. Nos lo devoramos el domingo siguiente.





Comentarios

  1. Jajaja que lindo post, me encanta leer tu blog, además de una sonrisa para los ojos con tan lindos bordados, otra sonrisa para el alma con tanta aventura tan bonita.

    ResponderEliminar
  2. Eres muy buena, diviertes mucho!!!, te felicito

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que el flan quedara rico. A nosotros nos encanta . El diseño de la lapicera es lindito pero mas me gusta el que usaste en la libreta. Niurkita.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta, esa tela le saca el color al bordado, los pajaritos siempre te quedan de lujo. No dudo que ese flan puso de su parte para estar rico y cumplir con su otra parte de lograr dar espacio a un lapicero. El otro lapicero tambien me gusto mucho

    ResponderEliminar
  5. Pues sí que fue un día muy bien aprovechado! Y el resultado de todo (flan y lapicera) valió la pena.
    Saludos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por sus comentarios, he cambiado la configuración y ahora aparecerán de manera automática

Les recuerdo que si su perfil no está ligado a una cuenta de correo no les puedo contestar y que uds se enteren, por eso si me quieren preguntar algo háganlo directo a mi correo

Gracias! Y ... me encanta que me dejen sus comentarios!!!

Entradas populares