Los ojos bordados


Cuando yo era niña leí la siguiente historia:
El famoso pintor Zhang Sengyou tuvo un encargo para un mural en el templo de Anle (安乐寺). Pintó cuatro dragones, pero no les pintó los ojos. Los monjes sorprendidos se preguntaban por qué, a lo que Zhang Sengyou contestó: “Si les pinto los ojos cobrarán vida y saldrán volando.” Todo el mundo pensaba que era algo absurdo, y ellos mismos le pintaron los ojos a dos dragones. Inmediatamente, un rayo impactó en el muro quebrándolo, llenándolos de vida y haciendo que se alzaran hacia el cielo. Los otros dos dragones cuyos ojos no estaban terminados quedaron en el muro por siempre.
Fuente de donde saqué la historia

Juraba que era en una colección de cuentos de pastas azules que estaba en casa de mis papás, pero para hacer este post busqué y rebusqué en esos 4 libros y no encontré la historia. No puedo recordar en donde la leí, habrá sido en un libro de texto de la SEP? Sepa la bola.

El caso es que perduró en mi memoria y caló en mi manera de hacer las cosas. Hasta hace poco que la practicidad ha venido a dominar áreas de mi vida donde antes ni se metía, no podía bordar los ojos de aquello que estuviera bordando sino hasta el final. Y cada vez que eso pasaba recordaba la historia, manías de bordadora. No es que creyera que el bordado cobraría vida no, claro queno. Pero sí empezaba a sentirme observada por el pajarito/monito/animalito en turno.

Ahora los bordo si tengo enhebrado el color en turno o si son parte ya del turno del dleineado. Sin embargo aún pienso en esa historia al acercarme a los ojos.

A veces pienso si el valor aparecería en mi carácter si me lo pinto, o si me lo bordo o si me lo tatuo ... será cuestión de intentarlo.

Mientras buscaba la historia anterior para compartirla con uds. me encontré esta otra:
EL SEÑOR YE AMABA LOS DRAGONES (fuente)

Al señor Ye le gustaban tanto los dragones que los tenía pintados o tallados por toda la casa. Cuando se enteró el verdadero dragón de los cielos, voló a la tierra y metió su cabeza por la puerta de la casa del señor Ye y su cola por una de las ventanas. Cuando el señor Ye lo vio, huyó asustado, casi se volvió loco.
         Esto demuestra que el señor Ye, en realidad, no amaba tanto a los dragones. Sólo le gustaba aquello que se le parecía, pero en ningún caso el auténtico dragón.

A mi me gustan los gorilas, los chimpances y los tiburones y definitivamente si veo un tiburón cerca de mi seguro que quedo loca para el resto de mi vida ... los amo, lucho porque tengan ecosistemas limpios pero me dan un miedo!!!!!!! a lo mejor a selir Ye le pasaba lo mismo.

Y también pensé en otra cosa, ando bien filosófica hoy, aguas conmigo!, en las que dicen que aman el bordado y que les encanta el bordado y tienen revistas y mil megas de gráficos en la compu, pero no bordan, les da flojera o se aburren al ponerse a bordar ... entonces les gusta coleccionar peor no bordar. Yo amo bordar, y claro que escoger el gráfico, aplicarlo, sacar lso colores, guardarlos luego de usarlos, tomarle la foto ponerla en el blog todo es parte del proceso, pero i parte favorita es en la que tengo la aguja en la mano ahhh ! y en la que presumo lo bonito que me quedó ahhhh y por supuesto, la sonrisa dibujada en el rostro de a quien comparto mi arte.

Como ven ando platicando de cositas que tenía guardadas y que a veces en la emoción de mostrarles mi última labor iba dejando de lado, ahora en esta nueva velocidad del blog las voy sacando y mezclando poco a poco. Les gusta? O que opinan? Me encanta que me platiquen sus opiniones.



Comentarios

  1. Qué linda historia, bordar ojos siempre conlleva un riesgo, de que quede bizca, sin vida o muy diferente del original, a mí siempre me da algo de miedo ese momento, y tus palabras una vez más motivan, he estado muy alejada del punto de cruz, y aunque he seguido con las manualidades, no es lo mismo, he estado haciendo tutús, flores de listón, flores del papel crepe, y las ocupaciones personales que nunca faltan, pero espero muy pronto dejar los compromisos y darme tiempo de mis placeres.

    ResponderEliminar
  2. Me encanto la historia del dragón todos tenemos algo asi no??? Algo que nos gusta o nos emociona y al final cuando lo tenemos cerca o en las manos ya no sabemos que hacer con el, nos limitamos y entran nuestros miedos =\

    ResponderEliminar
  3. Me encanta como escribes, sigue haciéndolo por favor y gracias por seguir con el blog con todo el trabajo que tienes. Imma -Mataro-

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito post. Linda historia.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. UUUff a mi no me gusta! me encantan! así que a seguir dejando salir lo que llevamos en la mente, a mi en lo particular me encanta leer a quienes no andan rígidas en la escritura, valoro la espontaneidad, eso hace que me ria, me conmueva, relea los post, es cómo darme cuenta que yo también puedo hacer bordados tan lindos como los que hace la que los esta posteando, porque demuestra que es una persona normal como yo (no sacada de pinterest, ni de revista), la velocidad del blog me parece que te sienta estupendo, las historias no las había escuchado pero muy interesantes, te imagine corriendo por la playa con pavor por ver un tiburón! que susto seria eso. En cuanto a los ojos, a veces siento la necesidad de bordarlos rápido porque siento que me orientan el bordado, siento que cobran vida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Muchas gracias por sus comentarios, he cambiado la configuración y ahora aparecerán de manera automática

Les recuerdo que si su perfil no está ligado a una cuenta de correo no les puedo contestar y que uds se enteren, por eso si me quieren preguntar algo háganlo directo a mi correo

Gracias! Y ... me encanta que me dejen sus comentarios!!!

Entradas populares